Español

Gustavo Santaolalla

image
2015 Música Popular
  Diploma al Mérito
2005 Música Popular
  Premio Konex de Platino
2005 Música Popular
  Diploma al Mérito

Gustavo Santaolalla
Premio Konex de Platino 2005: Arreglador / Productor Artístico
Premio Konex 1995: Música Popular / Mención Especial (De Ushuaia a la Quiaca)
Premio Konex 2015: Productor Artístico


Nació el 19/08/1951. Compositor y productor musical. Produjo junto a León Gieco el disco De Ushuaia a La Quiaca (1969). En los ‘70 lideró la banda Arco Iris en los inicios del rock argentino. Luego se trasladó a Los Ángeles (EE.UU.) donde reside. En la actualidad continúa con su banda Bajofondo. Productor fundamental en las carreras de artistas y bandas como Divididos, Bersuit Vergarabat, Molotov, Café Tacuba y Juanes, así también como de muchos músicos jóvenes talentos para darlos a conocer. Fundó su sello discográfico Surco (1997). Compositor de música para películas: Amores perros (2000); 21 gramos (2003); Diarios de motocicleta (2004); Brokeback mountain (Secreto en la montaña) (2005) y Babel (2006).  Recibió 2 Premios Oscar, 2 BAFTA, 14 Grammys, Gardel (con Bajofondo) y Discos de Oro y Platino. La revista Time lo eligió como una de las 25 personalidades latinas más influyentes. Personalidad Destacada de Buenos Aires.

 

> Ver biografía individual de León Gieco

> Ver biografía de De Ushuaia a la Quiaca

 

Biografía ampliada

El hecho de ganar dos Oscar de la Academia de Hollywood en años consecutivos por las bandas de sonido de los films “Brokeback Mountain” (Secreto en el montaña) y “Babel” aumentó enormemente la popularidad de Gustavo Santaolalla. Pero en realidad, esas bandas de sonido son solo capítulos en la vida de un compositor, productor, guitarrista, cantante, líder de banda, fundador de un sello discográfico e historiador cuya aventura musical comenzó a mediados de los años 60 y continúa hasta el día de hoy. Desde que grabó y produjo su primer single cuando tenía solo 16 años, Santaolalla ha sido una fuerza vital en la fusión del rock anglosajón con las tradiciones folklóricas de Sudamérica y otras culturas de lengua hispana. Santaolalla estuvo a la vanguardia del movimiento de rock surgido en Latinoamérica en los años 80 y 90, descubriendo talentos, produciendo discos y dirigiendo su propio sello. Simultáneamente, ha celebrado la música legendaria de su Argentina natal, México y Brasil, a la vez que miraba hacia el futuro con proyectos dirigidos a las audiencias más jóvenes. “Yo disfruto de explorar la creatividad en todas las direcciones posibles”, dice Santaolalla, ganador de 14 Latin Grammy y 2 Grammy.

Santaolalla, nacido en Argentina el 19 de Agosto de 1951, formó su primera banda, Arco Iris, en 1967. Un grupo de rock artísticamente ambicioso, Arco Iris editó cinco álbumes (dos de ellos dobles) y en 1972 se tornó la primera banda en tocar en el estadio Monumental de River Plate. Siguiendo la dirección de bandas como The Who y Pink Floyd, Arco Iris creó espectáculos multimedia tales como la ópera rock “Sudamérica o El Regreso de la Aurora” y “Agitor Lucens”, una obra de danza moderna de 1974 que fue una colaboración con una leyenda del ballet, el argentino Oscar Araiz, quien estuvo a cargo de la coreografía. Buscando nuevos desafíos, Santaolalla abandonó Arco Iris para comenzar a producir jóvenes talentos, mientras que simultáneamente se presentaba con una nueva banda. Su primer “descubrimiento” fue León Gieco, actualmente una figura unánimemente amada en la música argentina. La nueva banda formada por Gustavo, Soluna (que incluía a un por entonces desconocido Alejandro Lerner), llevó el folk-rock en español a una nueva dimensión, con el énfasis puesto en las armonías vocales. Justo cuando su carrera estaba en pleno desarrollo, la dictadura militar en Argentina convirtió el país en un lugar hostil para los artistas, y en 1978 Santaolalla se mudó a Los Angeles, California. Allí se encontró con la explosión de la música punk y new wave, que lo inspiró a formar la banda Wet Picnic con Aníbal Kerpel - quien sigue siendo su socio hasta el día de hoy -, y el grupo se tornó una popular atracción en los clubes, grabando un solo álbum, “Balls Up”, para Unicorn Records. Un breve retorno a la Argentina llevó a Santaolalla a grabar su primer álbum como solista, “Santaolalla” (1981), considerado actualmente como uno de los discos más influyentes en la historia del rock argentino. El reggae y el ska que había estado escuchando en Estados Unidos se abrió camino dentro de su música, siendo la primera vez que un artista argentino incursionaba en esos géneros, que encajaron a la perfección junto con el rock y el candombe afro-uruguayo. Durante la década del 90, Gustavo realizaría otros dos discos: BMG-Ariola editó su álbum de rock, “GAS”, en 1995 y Nonesuch lanzó “Ronroco” – nombre de un instrumento del folklore andino – en 1998.

Sin embargo, su éxito como solista dentro del campo del rock, no impuso límites a su visión. Dos décadas antes de que compusiera la música para la banda de sonido de “Diarios de Motocicleta”, Santaolalla y Gieco encararon su propia travesía desde el sur hacia el norte, grabando y filmando músicos folclóricos autóctonos de la Argentina. El resultado, “De Ushuaia A La Quiaca”, quedó registrado en tres discos y cuatro programas de televisión, que sentarían un precedente para futuros proyectos de Santaolalla que documentan la historia musical del país y sus culturas.

Estimulado por la idea de descubrir y producir otros músicos, Santaolalla dejó de lado su carrera discográfica como solista, al mismo tiempo que comenzaba a escuchar un nuevo sonido de música rock proveniente de Mexico. Una de las primeras bandas con las que trabajó, Maldita Vecindad, creó dos álbumes legendarios con Santaolalla como productor: “Maldita Vecindad Y Los Hijos Del Quinto Patio” en 1989 y “El Circo” en 1992. Era el comienzo de una impresionante sucesión de logros. En Argentina, provocó un “antes y después” en las carreras de Divididos, con “La Era de la Boludez” (1993) y Bersuit Vergarabat (o simplemente, La Bersuit), con “Libertinaje” (1998) y “La Argentinidad al Palo” (2004).

Como productores, los créditos de Santaolalla y Kerpel no tienen paraelos dentro del movimiento de rock en español. De los catorce Grammy Latino que ha recibido Santaolalla, ocho fueron obtenidos durante los primeros nueve años de existencia del premio. La sucesión comenzó en el año inaugural de 2000, con el premio como Mejor Album de Rock a Cafe Tacuba por “Revés/Yo Soy”. Durante esa década, Cafe Tacuba, una banda que fue descubierta y producida por Santaolalla, se convirtió en el grupo más importante de rock en español en todo el mundo .

El suceso condujo a Santaolalla a la concreción de otro sueño: su propio sello discográfico. Surco, una joint-venture con Universal, fue creado en 1997 y su primer lanzamiento, el álbum “Dónde Jugarán Las Niñas”, del grupo mexicano Molotov, vendió dos millones de copias en todo el mundo. Santaolalla y Surco comenzaron el Siglo XXI con una nueva superestrella en ciernes, Juanes. Gustavo produjo y editó el debut del rocker colombiano, “Fijate Bien”, consiguió ventas de más de un millón de copias con “Un Día Normal” en 2002, y dos años más tarde contempló como “Mi Sangre”, tercer álbum solista de Juanes, se mantenía 100 semanas en el Top 10 de los charts latinos y ganaba tres Latin Grammy. El siguiente álbum de Juanes, también producido por Gustavo, “La vida… es un ratico” (2007), fue premiado como Album del Año y Mejor Performance Vocal Pop Masculina, y la canción “Me enamora” como Grabación del Año, en la ceremonia de los Latin Grammy de 2008. La Fundación Konex de Argentina honró a Santaolalla en 2005, reconociéndolo como el mejor productor/arreglador de la década. Gustavo recibió el Konex de Platino, un honor previamente otorgado a Astor Piazzolla y Mercedes Sosa. “Me siento muy agradecido de poder utilizar mi talento para cosas que son positivas, y que afectan a la gente de una manera positiva”, dice Santaolalla. Mientras continuaba produciendo artistas pop, Santaolalla también se aventuró en el campo de la música clásica con su compatriota Osvaldo Golijov, produciendo su pieza “Ayre” para Deutsche Grammophon.

Gustavo volvió a grabar su propia música en 2003 con el álbum debut de Bajofondo Tango Club, una fusión progresiva de tango y beats electrónicos que rápidamente se tornó uno de los discos más populares en Argentina y Uruguay. Ganó un Grammy Latino como Mejor Album Pop Instrumental, y en Argentina, el Premio Gardel como Mejor Album Dance/Electrónica. El segundo álbum del grupo (ya bautizado simplemente como Bajofondo), “Mar Dulce”, de 2007, fue grabado en Buenos Aires, Montevideo, Los Angeles, New York. Tokyo y Madrid, e incluyó como artistas invitados a Elvis Costello, la rapera española Mala Rodríguez, Nelly Furtado, el bandoneonista japonés Ryota Komatsu, la cantante de tango uruguaya Lágrima Ríos y el cantante argentino Gustavo Cerati, ex-lider de los legendarios Soda Stereo. Las giras internacionales de Bajofondo alcanzaron uno de sus puntos culminantes en Mayo de 2009, cuando la banda inauguró en Argentina las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia, con una performance en el medio de la calle más populosa de Buenos Aires, la Avenida 9 De Julio, que fue presenciada por 180.000 personas. En poco tiempo, Bajofondo trascendió la categoría de “tango electrónico”. “Nosotros tocamos música que nos representa; es una base mucho más amplia”, dice Gustavo. “Tomamos en cuenta el background individual de cada uno. Conceptualmente, somos una banda que interactúa con formas musicales de todo el mundo”. Mientras que Bajofondo se aventuraba por nuevos caminos, Santaolalla estaba a la vez recuperando el ilustre pasado del tango con “Café de los Maestros”, un álbum doble lanzado en 2005, con nuevas grabaciones de leyendas de la era dorada del género, las décadas de 1940 y 1950. El álbum, que incluye a Mariano Mores, Horacio Salgán, Leopoldo Federico y Emilio Balcarce – entre muchos otros-, consiguió un Premio Gardel y dos premios Grammy Latino. El deseo de continuar documentando la música tradicional llevó a Surco a incorporar un sello subsidiario, Seminal, para música de tango de raíz como los álbumes debut del violinista de Bajofondo, Javier Casalla, y el cantante Cristóbal Repetto. En 2013, Bajofondo editó su tercer álbum de estudio (a los que hay que agregar uno de remixes y los álbumes debut de Supervielle, Santullo y Campo, editados como “Bajofondo presenta…”), titulado “Presente”, el primero para el prestigioso sello Sony Masterworks. “Presente” recibió dos premios Grammy Latino como Mejor Album Instrumental y Mejor Canción Alternativa (por “Pena En Mi Corazón”), además de una nominación como Mejor Album. La banda también cosechó dos Premios Gardel, el más prestigioso de la Argentina.

No obstante la cantidad de proyectos como músico y productor, Santaolalla añadió otro rubro a su curriculum en el año 2000, el de compositor de música para films. El primer paso fue la inclusión de uno de los temas de “Ronroco” en la banda de sonido del film “The Insider”, de Michael Mann (1999). Gustavo compuso la banda de sonido de “Amores Perros” de Alejandro Gonzalez Iñarritu, lo que condujo a la música de “21 Grams”, también de Iñarritu, en 2003. El año siguiente fue el lanzamiento de “Diarios de Motocicleta”, de Walter Salles, por el cual Santaolalla fue honrado con un premio BAFTA (British Academy of Film and Television Arts) por su banda de sonido. Pero fue su cautivante música de guitarra acústica para “Brokeback Moutain” la que dió la noticia de que Santaolalla se había consagrado como compositor de música para films. El se llevó a su casa las estatuillas del Oscar por Best Original Score (Mejor Música Original) y el Golden Globe por su canción “A Love That Will Never Grow Old”, cantada por Emmylou Harris. Su reunión con Iñarritu para la pieza final de la trilogía del director, “Babel”, dió por resultado otro Oscar y otro BAFTA para Santaolalla. El se tornó en el quinto compositor en ganar el Oscar a la mejor Banda de Sonido en dos años consecutivos, el primero desde que Alan Menken resultara premiado en los años 1991 y1992 . A su vez, Gustavo volvería a trabajar con Salles en “Linha de Passe” y con Iñarritu en “Biutiful”. Esta última fue nominada como Mejor Película Extranjera para los premios Oscar y Golden Globe 2011, mientras que la música recibió una nominación para los Premios Goya.

Santaolalla volvió a trabajar con Walter Salles para la banda de sonido de “On The Road”, el film basado en el libro clásico de la beat generation de Jack Kerouac, que contó con la producción ejecutiva de Francis Ford Coppola, estrenado en Diciembre de 2012.
En 2013, Gustavo compuso la banda de sonido del video game “The Last Of Us”, su primera experiencia en ese campo, que sería el nuevo video game de más venta durante ese año, y por el cual ya ha sido nominado para un VGX (Spike) Award.

Los logros de Santaolalla con su trabajo dentro del campo cinematográfico hizo que muchos prestaran atención a la totalidad de su trayectoria. La revista Time lo reconoció en 2005 como uno de los “25 Hispanos Más Influyentes en Estados Unidos”, junto al defensor de los derechos humanos Anthony Romero, el activista por los derechos de los trabajadores Pablo Alvarado, el experto en cuidados de salud, Mario Molina, el actor George Lopez, Salma Hayek y Jennifer Lopez. Un año más tarde, Santaolalla recibió un Premio Gardel en Argentina como “Personalidad del Año”. Y en 2007, el Alcalde de Los Angeles, Antonio Villaraigosa, entregó a Gustavo el premio “Dream of Los Angeles”, un honor que se confiere anualmente a quienes constituyen un ejemplo a seguir por la comunidad Latina.

Además de la música, Santaolalla también dirige la Editorial Retina, una compañía que ha publicado una variedad de libros remarcables. El libro de “Café de los Maestros” ganó el premio principal de la Cámara Argentina de Publicaciones, y dos libros de fotografía, “Sangre”, de Diego Levy, y “Potrero”, de Gustavo Di Mario, fueron premiados en el Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales de Madrid en los años 2006 y 2007.

En 2010, Santaolalla concretó un tipo diferente de lanzamiento: una línea de vinos finos. Producidos en Mendoza, estos distintivos Malbec Premium representan otro aspecto de su espíritu creativo. La bodega Cielo y Tierra ha lanzado tres vinos tintos de alta gama: Celador, Don Juan Nahuel y Don Juan Nahuel Reserva. Cada uno de ellos ha sido recientemente premiado con Medallas de Oro en las Sélections Mondiales des Vins, en Canada, una de las más importantes exhibiciones y competencias de vinos de America. Durante el mismo año, Santaolalla sumó a su producción de vinos el lanzamiento de una línea de cerveza gourmet, en dos variedades: Grosa y Re Grosa. Definida como la primera cerveza de guarda de Argentina -porque fue añejada dos años en barricas de roble-, fue incluída entre la lista de las 1000 mejores del mundo entero por el británico Ben McFarland en su libro “Las Mejores Cervezas Del Mundo” publicado por Editorial Blume.

Como para Santaolalla lo mejor siempre está por venir, durante 2014 estará más ocupado que nunca. Entre sus actividades, se cuenta el lanzamiento de un nuevo álbum instrumental como solista, “Camino”, a través de Sony Masterworks. Además está colaborando con el legendario compositor Paul Williams en una obra de teatro musical basada en la obra maestra cinematográfica de Guillermo Del Toro, “Pan’s Labyrinth” (El Laberinto de Pan), y componiendo la música del film de animación “The Book of Life”, también producido por Guillermo Del Toro. Santaolalla trabajó en la banda de sonido de “August: Osage County”, de John Wells, estrenada en Enero de 2014, y compuso la música del film “Relatos Salvajes”, del director argentino Damián Szifron, que se estrenará en el segundo semestre de 2014.

En febrero se estrenó en Toronto, Canada, el musical “Arrabal”, que retrata la historia de una chica cuyo padre es un milonguero y activista político secuestrado y desaparecido durante la dictadura militar argentina en la década del 70, por lo que queda a cargo de su abuela. El espectáculo de danza basado en la música de Bajofondo demandó a Santaolalla cinco años de trabajo, y cuenta con la participación del colombiano Sergio Trujillo como director, y con el coreógrafo argentino de tango Julio Zurita, e incluye una agrupación que toca la música de Bajofondo en vivo. "La de Arrabal es una historia con un gran nivel de emotividad, que le permitirá al público conectarse con el mundo de la milonga y la historia de las Abuelas de la Plaza de Mayo``, explicó Gustavo, refiriéndose a la asociación que ha trabajado desde su fundación en 1977 para localizar y restituir a sus familias legítimas los niños y jóvenes hijos de los secuestrados, torturados o desaparecidos por la dictadura militar que gobernó la Argentina entre 1976 y 1983.

Además, Santaolalla continuará girando alrededor del mundo con Bajofondo, y ofreciendo charlas y Master classes.