Español

Florencio Escardó

image
1984 Letras
  Premio Konex de Platino
1984 Letras
  Diploma al Mérito

Florencio Escardó
Premio Konex de Platino 1984: Literatura de Humor


Nació el 13/08/1904. Médico (UBA, 1929). Se especializó en Pediatría en Francia e Italia. Fue Decano de la Facultad de Medicina (UBA, 1958). Luego Vicerrector de la Universidad. Escribió textos científicos y literarios, entre ellos Neurología Infantil, La Pediatría, Medicina del hombre, Moral para médicos, Carta abierta a los pacientes, Anatomía de la familia y Manual de puericultura, entre otros. Escribió los tangos La ciudad que conocí y ¿En qué esquina te encuentro Buenos Aires? y varias poesías. Se destacó en el rubro Humor y para ello utilizaba el seudónimo: Piolín de Macramé. Presidió la SADE y fue Miembro de la Academia Argentina del Lunfardo. Comenzó su carrera hospitalaria en la maternidad Samuel Gache del Hospital Rawson, pero su labor descollante transcurrió en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de Buenos Aires, para el cual trabajó por más de cuarenta años, incluso como Director del establecimiento. Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. Falleció el 30/08/1992.

Biografía ampliada

Nació en Mendoza el 13 de agosto de 1904. Comenzó su formación académica en el Colegio Nacional Buenos Aires y en 1929 egresó de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires; de inmediato viajó a Francia e Italia para realizar cursos de perfeccionamiento en Pediatría. Ya en el país ingresó en la docencia universitaria y en poco tiempo obtuvo la titularidad en la 2ª Cátedra de Pediatría.

Se desempeñó como Decano de la Facultad de Medicina en 1958 y después como Vicerrector de la Universidad de Buenos Aires: desde allí logró convertir  el régimen de los Colegios Buenos Aires y Pellegrini, hasta ese momento sólo para varones, en mixto. Esta iniciativa, como tantas otras de su vida, fue resistida y polémica.

Su cátedra creó el primer laboratorio de Bacteriología pediátrica, un Centro Audiovisual importante, un pabellón de Psicología con 8 consultorios y una sala de terapia para grupo,  un laboratorio de Isótopos controlado por la Comisión Nacional de Energía Atómica; también creó la residencia de Psicología Clínica. Dio singular importancia al aspecto social:  fundó la Escuela para Padres del Hospital de Niños, en su cátedra instituyó el trabajo en terreno para incluir la realidad de las familias asistidas: sus alumnos realizaron trabajo asistencial y comunitario en la isla Maciel. En 1976 fue cesanteado de todos sus cargos.

Su carrera  hospitalaria comenzó en la maternidad Samuel Gache del Hospital Rawson, pero su labor descollante transcurrió en el Hospital de Niños Ricardo Gutierrez: a lo largo de 45 años ocupó diversos puestos: llegó a ser Jefe de Servicio de la Sala 17 y Director del establecimiento. Hombre apasionado y luchador, llevó adelante una reforma muy discutida, tildada de revolucinaria, la de internar a las madres con los pacientes para que no se rompiera el vínculo afectivo y se beneficiara la recuperación. Hasta entonces las madres podían visitar a los hijos internados todos los días sólo de 17 a 19 horas, los chicos pasaban largas horas de soledad, sin cariño y alimentándose con mamaderas que colgaban de soportes metálicos sobre las cunas. Esa imagen lo conmovió cuando visitó el servicio por primera vez, a los 22 años, y modificó el sistema de acceder a la jefatura de la Sala. “Qué puede tener de revolucionario pensar que las madres deben estar con sus hijos enfermos”, dijo Escardó en ese momento.

Fue un escritor prolífico: en la rama científica y profesional se destacan: Neurología Infantil, La Pediatria, medicina del hombre, Moral para médicos, Carta abierta a los pacientes, Anatomía de la familia, Sexología de la familia, Manual de puericultura, Los alimentos del niño pequeño, Abandonismo y hospitalismo, Los derechos del niño, entre otros. A la ciudad le dedicó Geografía de Buenos Aires (1971) y la letra de dos tangos “La Ciudad que conocí” y “En qué esquina te encuentro Buenos Aires?”.  También fue autor de varias poesías. Fue presidente de la Asociación Argentina de Escritores, y miembro titular de la Academia Argentina del Lunfardo.

Gran demócrata, polémico, emprendedor y trabajador infatigable, falleció el 30 de agosto de 1992 a los 88 años.