Español

Maria Luisa Anido

image
1989 Música Clásica
  Premio Konex de Platino
1989 Música Clásica
  Diploma al Mérito

María Luisa Anido
Premio Konex de Platino 1989: Instrumentista de Cuerda Punteada


Nació el 26/01/1907. Guitarrista, compositora y pedagoga. Su vocación por el estudio de la guitarra se manifestó tempranamente y a los 5 años comenzó su capacitación instrumental con la guía de su padre, Juan Carlos Anido. Estudió con Domingo de Prat y Miguel Llobet. A los nueve años realizó su primer concierto. En 1927 grabó sus famosos duetos con Llobet, formando el primer dúo de guitarristas del siglo XX. Brindó recitales en innumerables países, entre otros Japón, Italia, Francia, España, Rumania, Austria, Inglaterra, Filipinas, Rusia, EE. UU. y Brasil. Desde 1950 fue nombrada Profesora de guitarra del Conservatorio Nacional de Música, hoy Carlos López Buchardo (PK), cargo que ejerció durante muchos años. Compuso varias obras para guitarra, en general con aires de música folklórica argentina. Falleció el 04/06/1996.


Biografía ampliada:

Nació en Morón, provincia de Buenos Aires el 26 de enero de 1907 y falleció  en Tarragona, España el 4 de junio de 1996.Su vocación por el estudio de la guitarra se manifestó tempranamente y cuando contaba 5 años, comenzó su capacitación instrumental con la guía de su padre: Juan Carlos Anido.

Sus estudios prosiguieron bajo la dirección del maestro Domingo Prat y posteriormente con Miguel Llobet, el eminente catalán, discípulo directo de Francisco Tárrega. Rodolfo Arizaga define a Prat y Llobet como “los dos claustros magistrales de la guitarra española”. Una asomborosa capacidad para asimilar conocimientos y el paulatino desarrollo de su innata musicalidad la llevaron muy pronto a afrontar el juicio público y, a los nueve años realizó su presentación en un concierto, el 21 de septiembre de 1916.

La personalidad de María Luisa Anido maduró en el propicio ambiente familiar,  frecuentado por poetas, escritores, músicos, críticos y guitarristas, entre éstos los grandes de España que llegaban a la Argentina: Llobet, Pujol, Josefina Robledo, Prat, Sainz de la Maza.

Con Miguel Llover integró el primer dúo de guitarristas del siglo veinte. Maestro y discípula realizaron extensas giras y deslumbraron en los conciertos que ofrecieron en Buenos Aires y Montevideo.

El Diario Español, el 8 de octubre de 1925, afirmó que: “cuando dos talentos tan preclaros como Llobet y Anido se junta para interpretar esas admirables transcripciones a dos guitarras, debidas casi todas, al gran guitarrista catalán, todo adjetivo es parco para el elogio..”

El constante afán de perfeccionamiento y la consolidación de un temperamento rico y sensible, convirtieron en poco tiempo a María Luisa Anido en una de las grandes solistas argentinas y en la más famosa guitarrista del mundo.

Recorrió casi todas las provincias argentinas y tocó en las salas más prestigiosas del país, incluyendo el teatro Colón, en el que interpretó el Concierto de Aranjuez con la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por Juan José Castro.

En 1951 viajó a Brasil, cumpliendo su primer gran itinerario en el exterior. Recorrió 12 ciudades y señaló un verdadero acontecimiento artístico.

Posteriormente, en 1952, emprendió su gira europea, con un éxito de características poco comunes por la reacción entusiasta del público y de la crítica especializada que ponderó su técnica prodigiosa, su cultura musical y su refinada y profunda musicalidad. En el transcurso de esa gira tocó en Londres, Innsbruck, Viena, Milán, Mántova, Leche, Messina, Módena, Parma, Regio Emilia y París.

Efectuó dos transmisiones para la radiodifusión francesa y concretó compromisos con Hungría, Dinamarca y numerosos países europeos.

En 1954 viajó a Japón, donde ofreció 15 recitales , actuó en radio y dictó un curso magistral.

El parlamento Japonés organizó una recepción en su honor en el Hotel Soto de Tokio. En esa ocasión los legisladores japoneses obsequiaron a la artista una joya cincelada 250 años atrás por un artesano de la familia Asano.

El viaje de Rusia, en 1956, marcó un nuevo hito en su trayectoria triunfal. En la visita dio 9 conciertos, actuando en Moscú, Leningrado y Kiev.

Su debut se produjo en el Teatro Tchaikowsky, en Moscú. Asistieron los principales músicos y artistas soviéticos.

Reviste especial interés la lectura de un boletín editado por la Sociedad Amigos de la Música de Turín (Italia), en el que se informa sobre la programación de la entidad para la temporada de conciertos  1954-1954.

Ella integró el calificado elenco, que incluye a las más altas cumbres de la interpretación artística de nuestro tiempo, algunos nombres fueron los pianistas Wilhelm Backhaus, Alfred Cortot, Robert Casadesús, Erich Solomón, Jose Iturbi, el violoncelista Paul Fortellier, el violinista Julian Olewsky, el Ballet de París y los guitarristas Andrés Segovia.

Recorre una y otra vez América Latina, Italia, Francia, España (en este país se radica en 1976), Rumania, Austria, Inglaterra, Japón, Filipinas, Unión Soviética.

Sus obras exponen un lenguaje de revelación telúrica y están elaboradas con los elementos sustanciales de nuestra tradición folklórica, pero también ha incursionado en el amplio espectro universal como autora y a través de numerosas transcripciones.

Como docente, se desempeñó en forma privada, y en el Conservatorio nacional de Música Carlos López Buchardo, en el Conservatorio Municipal Manuel  de Falla, en el Instituto Superior de Música de Olavaria (Provincia de Buenos Aires) y en el Instituto Superior de Música, de Rosario, de la Universidad del Litoral.

Dictó cursos de interpretación y perfeccionamiento instrumental en nuestro país y en diversas  ciudades de América, Europa, Unión Soviética y Japón.

Presidió  e integró jurados en concursos nacionales e internacionales y realizó numerosas grabaciones en la Argentina, Brasil, Estados Unidos, España, Francia, Japón y Rusia.

Obtuvo distinciones y homenajes de prestigiosas instituciones del quehacer artístico nacional e internacional.

Fue Presidenta Honoraria y Miembro Honorario  de numerosas asociaciones guitarrísticas de todo el territorio nacional.

El 4 de noviembre de 1966, al cumplir sus bodas de oro con la guitarra, el país entero se movilizó tributándole un homenaje que, según el diario La Nación “fue el más importante rendido a un músico viviente argentino”.

Adhirieron  a este homenaje funcionarios e instituciones nacionales, provinciales y municipales de cultura, oficiales y privadas; Universidades Nacionales, representantes de todos los estamentos artísticos y culturales de la Nación y personalidades artísticas como Andrés Segovia, Alberto Ginastera, Benito Quinquela Martín, Joaquín Rodrigo, Roberto García Morillo, Antonio Berni, Emilio Pujol, entre otros.

El 17 de noviembre de 1966, en Mar del Plata y organizado por el Instituto Musical Fontova, otro homenaje a María Luisa Anido en sus Bodas de Oro con el Arte, rubricó multitudinariamente una vigencia que no se agota.

El 24 de septiembre de 1972, la Municipalidad de Morón, su ciudad natal, agasajó a la intérprete con el apoyo del Obispado de Morón y de todas las instituciones  culturales, artísticas, educativas, universitarias, de bien común, periodísticas y comerciales de la localidad.

La artista constituye uno de los grandes capítulos de la historia de la guitarra. La jerarquización y el acceso de este instrumento a los altos estratos de la cultura universal están estrechamente relacionados con la obra íntegra de esta extraordinaria mujer, con su concepción espiritual de la expresión artística, con sus viajes que ella interpreta como “una pequeña misión de armonía y paz frente al mundo”.